Una cabaña en un árbol

Esta Semana Santa, desde el sábado hasta el martes, estuvimos viviendo en esta bonita cabaña de madera instalada en un árbol, concretamente un quejigo. Pasamos esos días en el Ecolodge del Parque Nacional de Cabañeros Es un sitio muy bueno para pasar unos días con niños en plena naturaleza. Inaugurado en octubre de 2010, dispone de 5 cabañas de madera (tres de ellas instaladas en árboles), un área de juegos infantiles y una piscina -recién construida- que abrirán en breve.También hay una barbacoa al aire libre y tres mesas grandes para comer debajo de los árboles. Las cabañas están dotadas de aire acondicionado, baño con ducha, cocina eléctrica, frigorifico, microondas y TV (por cierto, por un problema de antena no funcionó ¡qué maravilla¡). Entre las cabañas, un terreno amplio lleno de árboles, arbustos y flores.

El sitio es genial y muchos de los árboles estaban cubiertos de Barbas de Viejo que son unos liquenes de la familia de las Usneaceae que se asemejan a unos hilos gruesos de color verde grisaceo, que crecen agarrados en los troncos y las ramas. Estas plantas -por lo visto- son muy sensibles a la polución del aire, y con contaminacion atmosférica su crecimiento es nulo o mueren, pero donde el aire está limpio, crecen bastante bien. Teníamos que tener un aire estupendo porque gran parte de los arboles estaban recubiertos de estas plantas que daban al ecolodge un aspecto peculiar, incluso al atardecer algo fantasmagórico, pero muy atractivo.

Muy cerquita está el embalse (ahora no se puede visitar) de la Torre de Abraham; también un mirador desde el que se puede ver todo el pantano y algunos picos de los Montes de Toledo. En el centro de visitantes junto al pantano te informas de la flora y fauna de la zona, disponen de área de juegos infantiles,  y muchas mesas en las que tomar un tentempié, comida, merienda…

Hicimos tres rutas en todo terreno: una al Rocigalgo ( con 1444 metros; es el monte más alto de la provincia de Toledo y el techo del Parque Nacional de Cabañeros), otra a la raña la parte llana del  Parque y, la última, al interior del Parque Nacional de Cabañeros -que os contaré en el próximo post-.

Las rutas estuvieron muy bien; en honor a la verdad hay que decir que la ruta de subida al Rocigalgo fue “muy movida”, las pendientes que tenía que remontar el jeep eran con desniveles importantes y … ya os podéis imaginar los zarandeos que sufrimos los que íbamos en la parte de atrás. Pero merece la pena.

3 comentarios to “Una cabaña en un árbol”

  1. susana Says:

    Es genial , que sito mas chulo , ya te preguntare mas cosillas cuando te vea que yo quiero ir con los enanos .

    Gracias por compartir estas experiencias con todos nosotros un beso

  2. MMar Says:

    Nosotros vamos a ir al Ecolodge en octubre. Qué ganas!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: